EL FUTURO: parte III

Rodolfo Bay

Director Ejecutivo - ENAN

Y el futuro ya está aquí. ¿Y EL SECTOR AGRO Y AGROINDUSTRIAL?

El sector olvidado, abandonado y despreciado, recuperará el lugar que nunca debió perder. De nuevo el hombre se ha dado cuenta de que la alimentación no es segura, ni en el país más poderoso de la tierra. De nuevo en su tiempo de confinamiento, ha apreciado lo maravilloso de una buena comida, de un buen helado, o por qué no de una buena Coca Cola, pues ya todo se consideraba (erróneamente) seguro.

a) Los agricultores y ganaderos deben darse su debida importancia. Organizarse en cooperativas, desarrollar sus propias redes de distribución, hacer la cadena de producción hasta la llegada al cliente final, propia.

b) La tecnología permitirá a los mismos saltarse a los intermediarios. Los hijos de los agricultores y ganaderos ya saben de la tecnología, y saben que el mercado está a un “clic” de distancia.

c) No todos los productos agrícolas tendrán éxito en época de bonanza. Los productos más importantes serán aquellos de subsistencia (trigo, avena, arroz, etc.), los productos apreciados como saludables (verduras, vegetales, frutas, súper alimentos, jugos nutritivos, leches saludables etc.) y los productos exquisitos para las clases siempre más favorecidas. Sin obviar los productos autóctonos de cada país y donde Guatemala tiene una gastronomía que no debe envidiar a nadie, y a la que solo le falta mercadearse y ese “clic” para llegar a los mejores mercados.

d) Centroamérica sólo necesita modernizar su agricultura y ganadería para convertirse en uno de los graneros naturales del mundo.

e) Centroamérica no debe perder esta oportunidad para un nuevo mercado. No debe conformarse con producir la materia prima.

f) Centroamérica posee procesamiento de alimentos y chefs con una gran visión. La integración de ambos permite a la región convertir la producción de alimentos procesados de básica, a sofisticada, nutritiva, y por tanto competitiva con mejores márgenes.

g) Centroamérica debe enfocarse no en competir en el mercado de precio de “commodities” alimentarios, sino en el mercado de nichos, nicho de salud, nicho de la energía, nicho de la tercera edad, nicho de los exigentes gastronómicos, nicho de quienes aprecian lo autóctono, etc.

h) Su producción nunca alcanzará a competir con Argentina en soja, o con Paraguay en Chía, ni con México en aguacate o con Chile en arándanos, pero sí por tener productos de mayor calidad autóctonos de la región como la chía, el aguacate, el chocolate, entre muchos.

i) La región debe invertir en hidroponía, en invernadores, ya no depender de la lluvia, y aprovecharse de un clima y unas horas de sol excelentes.

j) La región debe aprovecharse del regreso de la naturaleza a la jugada, tras aislar al hombre en casa, y ya no dejar que se vuelva a ir, con el ambicioso y poco sustentable deseo de la producción infinita no sostenible.

k) Una naturaleza saludable hará de Guatemala y Centroamérica un paraíso turístico y alimentario, difícil de replicar.